Primera actuación en el marco del proyecto Interfaz

El proyecto Interfaz tiene el objetivo de aportar conocimiento y proponer acciones para una gestión integral de la interfaz urbano-forestal a fin de minimizar los riesgos de incendio. Para ello, Interfaz recopila datos que permitan la clasificación de los usos actuales y potenciales del territorio en la interfaz urbano-forestal, y así proponer acciones de protección, gestión de la biomasa y planes de evacuación contra incendios forestales. 

“En estos momentos estamos llevando a cabo la primera actuación de Interfaz en el municipio de Calonge (Girona), que fué seleccionado como piloto del proyecto por el interés mostrado por parte del ayuntamiento en implementar estratégias innovadoras de reducción del riesgo de incendios. Además, es una zona que combina elementos muy interesantes de gestión del riesgo, como el turismo y el histórico de Grandes Incendios Forestales”, apunta Guillem Canaleta, del área de proyectos de la Pau Costa Foundation.

En los límites de Calonge se encuentra la urbanización Cabanyes. Entre ésta y la zona urbana existe una franja forestal de cinco hectáreas que la empresa Forescat ha desbrozado y preparado para que, próximamente, ésta pueda ser gestionada mediante el pasto de rebaños.

Espacios en los que se ha actuado

“En Calonge hemos llevado a cabo un trabajo de tala y desbroce para dejar el espacio preparado para permitir el acceso de rebaños que puedan pasturar ya con la hierba nueva que crecerá. Para ello, hemos seguido los criterios  que marca la normativa de prevención de incendios. Así, hemos dejado un máximo de un 30% de vegetación arbustiva, separada entre ella, garantizando una separación mínima de ocho metros entre los árboles, y poda de éstos. En este caso, la obertura ya estaba hecha y sólo hemos talado algunos árboles muertos”, comenta Jordi Madrid, de la empresa Forescat.

Muestra del antes y después de los trabajos de adecuación

La intervención en Calonge es un ejemplo de aprovechamiento sostenible de la interfaz urbano-forestal. Supone, de acuerdo con los objetivos de Interfaz, la conservación de pastos y creación de un cortafuego, además de contribuir al mantenimiento de áreas rurales productivas, de paisajes tradicionales, y a la conservación del patrimonio natural. 

“Tras la preparación de la franja, estamos ahora hablando con diversos ganaderos de la zona para que lleven sus rebaños al terreno y puedan así realizar un mantenimiento de los trabajos realizados por Forescat. La idea es aprovechar la temporada baja de turismo (finales de otoño, invierno y principios de primavera) para reducir la carga de vegetación alrededor de las urbanizaciones con estadas periódicas de los animales. De esta forma, en verano, época de peligro máximo de incendios y con mayor presencia de turistas, se reduce significativamente la vulnerabilidad al fuego de estas urbanizaciones y sus residentes”, añade Guillem Canaleta.

Los trabajos en la franja se está haciendo en colaboración con el ayuntamiento de Calonge, comprometido con la gestión de la interfaz del municipio para reducir el riesgo de incendios, y con la Diputació de Girona, que hará seguimiento de la vegetación y que lleva años implementando estratégias para fomentar la gestión de la interfaz en los municipios de la provincia. 

Interfaz es un proyecto de grupos operativos supra autonómico, cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y la Administración General del Estado (AGE). El equipo operativo del proyecto lo forman diversos agentes con competencia en gestión territorial, innovación y del entramado productivo agroforestal. Concretamente, forman parte de Interfaz: Cesefor, Föra, Tecnosylva, Seaga, Aeromedia, Diputació de Girona, y la Pau Costa Foundation.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.