Diario de una sesión formativa del proyecto Respond-A en Plovdiv, Bulgaria

RESPOND-A es un proyecto del programa H2020 financiado por la Comisión Europea que tiene como objetivo desarrollar una solución tecnológica y conceptual conjunta para mejorar capacidad de respuesta y la seguridad de los primeros intervinientes durante una emergencia. La Fundación Pau Costa participa en este proyecto diseñando sesiones formativas para que personal operativo en emergencias, vinculado o no al proyecto, puedan probar y evaluar las herramientas tecnológicas desarrolladas en el proyecto. 

Aleix Ríos es voluntario forestal ADF y criminólogo, y como miembro de la PCF tuvo la oportunidad de participar en la cuarta sesión formativa de Respond-A, que se celebró en Plovdiv (Bulgaria) los días 8 y 9 de junio de 2022. En las siguientes líneas nos expone su experiencia. 

“La primera línea de intervención, la dirección estratégica de la emergencia y la coordinación des de la sala central tienen dos cosas en común. La primera es que en ellas pueden ocurrir, y de seguro ocurrirán, situaciones inesperadas que pueden llegar a ser desesperantes. La segunda, que serán seres humanos, con sus puntos fuertes y sus puntos débiles, quienes deberán gestionar estas situaciones y tomar decisiones.  

Con esto en mente, decidí enviar mi solicitud para viajar junto a otro socio de la Fundación a Plovdiv, en calidad de primer interviniente (first responder) para conocer de cerca las herramientas operativas desarrolladas por parte de los socios tecnológicos del proyecto Respond-A, de la talla de Vallfirest o Airbus, entre muchos otros.   

Las jornadas de trabajo se dividieron en dos días, y en ellas se siguió el proceso de gestión de datos en las emergencias: recolección y análisis de datos, procesamientos de los mismos y su uso posterior para la toma de decisiones en el contexto operativo. El lugar de encuentro fue el Hospital Universitario Saint George, el hospital más grande del país. ¡Un evento importante requiere de un lugar importante! 

En la primera jornada de trabajo, el día 8 de junio, tuvimos la oportunidad de conocer a los socios tecnológicos y al resto de first responders que forman parte del proyecto; estos últimos provienen de organizaciones como la Policía Local de Valencia o el cuerpo de Bomberos de Chipre, entre otros.  

Tras las presentaciones tocó ponerse manos a la obra y bajar al barro. Los socios tecnológicos nos contaron las novedades y mejoras respecto a las sesiones formativas anteriores en productos como: sensores corporales colocados dentro de una camiseta interior portable por el primer interviniente, sensores de contaminación ambiental, también portables en el uniforme, y pulseras de identificación médica en situaciones de múltiples víctimas. Busqué las cosquillas a los desarrolladores observando de manera detallada dichos productos y proporcionándoles feedback para mejorar su utilidad en un contexto operativo. Como hemos dicho al principio, si puede complicarse la cosa… ten por hecho que la ley de Murphy hará que se complique. Los socios técnicos se tomaron extremadamente bien la valoración crítica y se las apuntaron para solventarlas de cara a las futuras pruebas piloto que se desarrollarán en el marco de proyecto.

Pasado un descanso para meter cafeína en el cuerpo, nos dividimos en dos grupos y nos pusimos a trabajar con los programas de gestión y coordinación de emergencias. Empresas como Airbus o Ianus Consulting nos mostraron sus programas de gestión y coordinación. Una vez más bajamos al barro para poner a dichos programas y a sus desarolladores entre las cuerdas, a base de preguntas y posibles escenarios que se podrían dar en la realidad al aplicar el programa, como por ejemplo, el consumo de la batería o la necesidad de tener señal 5G para operar.  

Con algunos de estos programas, como MAESTRO, pudimos juguetear un rato y así conocerlo de cara al simulacro del día siguiente. Pero tras la tormenta llega la calma. Caída la noche, celebramos la cena social donde nos pudimos conocer mejor, lejos de las sesiones de trabajo, en un ambiente mucho más distendido.  

Aleix Ríos, segundo por la izquierda, junto a otros participantes en la formación de Respond-A.

Ya plenamente situados en la segunda jornada de trabajo, tocó el turno de la ciberseguridad y la protección de los datos recolectados y analizados en la emergencia, con una presentación completa de los tipos de ataques cibernéticos que podemos recibir. Y, para terminar, la cereza del pastel: la visita guiada por el hospital universitario y el simulacro. En dicho simulacro, los first responders probamos el programa MAESTRO además de poder asistir a un mini incidente como podría ser un foco de humo no identificado dentro del hospital, que acabó derivando en un pequeño foco de fuego en el exterior de este. Asistimos al despliegue de líneas de agua de autoprotección del propio hospital, y a la rápida intervención de una patrulla policial y de una bomba urbana ligera de los bomberos de Plovdiv. 

En resumen, dos jornadas de trabajo donde aprendimos y aportamos mucho, en un lugar de trabajo apto para ello y ante todo, rodeado de un conjunto de personas extremadamente agradables, volcadas con la investigación y la innovación en el desarrollo de herramientas destinadas a los primeros intervinientes y a la gestión de incidentes y emergencias.  

Para mí fueron unas jornadas inolvidables ya que pude utilizar todos mis conocimientos y experiencias, desde los que versan sobre la primera línea de intervención, hasta los que versan sobre la sala de coordinación. Pude aportar mi granito de arena a la seguridad de las personas que conformamos esta gran familia de la seguridad y las emergencias. Sin duda, ¡espero repetir!“ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.