JC: Fire ecology of Rocallaura Fires (Lleida, Spain), June-July 2016

Versión en castellano

Author: Núria Prat, PhD on Environmental Science at University College Dublin. International Projects Manager at Pau Costa Foundation.

The ‘Rocallaura 1’ wildfire took place on June 23rd close to the Rocallaura village (Spain) propagating through a pine forest (Pinus halepensis). Almost one month later, there was a second wildfire, ‘Rocallaura 2’, on July 19th. This second fire was ignited within the perimeter of the Rocallaura 1 fire. This time the fire spread through the pine forest but also through crop fields, olive plantations and finally getting close to the urban areas of Nalec and Rocafort de Vallbona. A total of 817 ha were consumed by those fires.

Both fires took place in mountain Mediterranean forests, in areas were no forestry-management actions were carried out for decades. From the tree scars we can tell that the area did not have a fire since the Spanish Civil War in the 40s. In the last years, winter and summer droughts have affected the area, and in general all the south-west region of Catalonia. As a consequence, before the fire, the fuels were highly available, enabling the spread of the fire during the events.

Walking on the affected area a month and a half after the second wildfire event, we could observe some short-term effects on the ecosystem. We then decided to write this post to share and discuss these effects with all of you. It is important to highlight that the following lines are only observations, which have not been scientifically tested in the area:

  • The fire spread at a variable intensity, causing a diversity of effects on the ecosystem and creating mosaic. We observed that the changes on the fire intensity are imprinted in the landscape. The diversity of fire intensities created a mosaic of burnt patches within the dense and homogeneous forest mass existing before the fires. The subsequent mosaic combines green, burnt areas and crops. The burnt areas are now new spaces for plants colonising from the contiguous unburnt forest. Overall, causing the regeneration of the forest and enhancing species biodiversity.
  • A few fire-adapted strategies from Pinus halepensis were visible in the areas burnt with high and low severity. The area affected by the leading front of the fire was consumed with the highest intensity. In this area trees were completely burnt leaving behind only dead tree trunks, ashes on the soil and open spaces where sunlight could reach the ground. We also observe that this area is now a “nursery” of pine seeds. During the fire, the cones were heated causing the release and spread of the seeds. Since then, the seeds are on the ground mixed with the soil and ashes and ready to germinate.
Forest area burnt with a high intensity. Photo: PCF
Forest area burnt with a high intensity. Photo: PCF

On the right and left flanks, the fire intensity was low. As a result, only a portion of the trees were burnt. In those areas, the fire propagated mainly consuming the understory vegetation. As a consequence, many tree crowns remained, impeding the penetration of the sunlight to the ground’s surface, which in this case is a mixture of soil, ashes and pine needles.

Forest area burnt with a low intensity. Photos: PCF
Forest area burnt with a low intensity. Photos: PCF
  • A layer of ash and char was accumulated on the top soil and it is now protected from erosion under a layer of pine needles. The ash and char bring minerals and nutrients to the soil fostering the accumulation of organic matter. These conditions are observed mainly under the trees burnt with low severity. The fire consumed most of the understory fuel.
Understory of an area burnt with low intensity. The ground is covered by a layer of pine needles. Photo: PCF
Understory of an area burnt with low intensity. The ground is covered by a layer of pine needles. Photo: PCF

Afterwards, the remaining char and ashes were accumulated on top of the soil providing minerals and nutrients for plants. The pine needles felt on the ground afterwards, protect the soil, char and ash particles from erosion processes. If no post-fire management measures are taken to remove the burnt logs, most of the partially consumed material will degrade forming soil organic matter.

Close-up of the ground a month and a half after the second fire. The ashes and carbon remain underneath the pine needles. Photo: PCF
Close-up of the ground a month and a half after the second fire. The ashes and carbon remain underneath the pine needles. Photo: PCF

 

  • The post-fire accumulation of carbon on the soil can potentially contribute to mitigate the effects of climate change. During the fuel combustion, part of the carbon is released to the atmosphere as greenhouse gasses, mainly as CO2 and CO. However, another part is transformed to organic and mineral carbon (char and ashes). Both compounds remain in the ecosystem and contribute to the carbon-sink function of the forest. What is more, some recalcitrant carbon compounds are formed during the combustion of wood and are considered very resistant to degradation (e.g. black carbon), that can remain in the system much longer than green vegetation itself.
  • Despite the lack of rain since the fire, some species start sprouting after a few weeks. Species such as holm oak (Quercus ilex) sprout a month and a half after the fire. This example shows the adaptation of Mediterranean species to forest fires. It should then be considered whether reforestation is necessary after a wildfire, as human intervention will potentially have a higher impact than the ecological fire adaptation developed by Mediterranean plants over millennia.
Example of a holm oak naturally sprouting in the area burnt with a high intensity of Rocallaura 1. Photo: PCF
Example of a holm oak naturally sprouting in the area burnt with a high intensity of Rocallaura 1. Photo: PCF
  • Some bird species take advantage of the fire effects on vegetation and landscape caused by the fire. Birds such as the great spotted woodpecker (Dendrocopos major) or the great tit (Cyanistes caeruleus) usually remain in the burnt areas if the burnt tree trunks are not removed. Since the presence of fungi and insects is usually higher in dead trees, these are areas of food source for insectivorous birds. We observed trunks without bark indicating bird activity in areas were fire intensity was high.

Birds can take advantage of the new mosaic: they can keep living in the green areas and explore the burnt ones. Consequently, protecting green trees from fungi and insect plagues.

The nests of some singular birds, such as the Northern goshawk (Accipiter gentilis) could had been affected by the fires. Nevertheless, since Northern goshawk hunts in open areas, the fire perturbation could cause an increase of the number of this bird in a mid and long term scale.

The open areas can also restore habitat for species such as the Ortan bunting (Emberiza hortulana), black wheatear (Oenanthe leucura) or the Bonelli’s eagle (Aquila fasciata), especially in areas were the dense forest replaced open spaces in the last decades. Finally, it should be mentioned that several studies indicate that the management of the burnt fuel (e.g. removal of dead tree trunks), could have a higher impact to bird populations than the fire perturbation itself.

Pine trees in the area burnt with a high intensity. The bark of some of the trees have been removed by birds looking for food sources. Photo: PCF
Pine trees in the area burnt with a high intensity. The bark of some of the trees have been removed by birds looking for food sources. Photo: PCF

During the next weeks we will publish a second post talking about the Rocallaura fires and the re-ignition of the fire that took place 26 days after the suppression of the first fire. We will discuss what occurred with the smouldering fire during that month.

We would like to thank Francesc Moncasí for his contribution on the section of fire effects on birds!

JC: La ecología del fuego en los incendios de Rocallaura (Lleida) Junio-Julio de 2016

English version

Autora: Núria Prat, Doctora en Ciencias Ambientales por la University College Dublin. Gestora de proyectos internacionales de la Pau Costa Foundation.

El incendio de Rocallaura 1 tuvo lugar el 23 de junio y se propagó principalmente por bosque de pino blanco (Pinus halepensis). Aproximadamente un mes después, el 19 de julio, hubo un segundo incendio, Rocallaura 2 que se inició dentro del perímetro afectado por Rocallaura 1. Este segundo incendio también propagó por bosque de pino blanco, saltando a través de campos agrícolas, cultivos de frutales y acercándose a las poblaciones de Nalec y Rocafort de Vallbona. En total, el área afectada por los dos incendios fue de unas 817 ha.

Estos incendios propagaron por bosque mediterráneo de montaña, poco gestionado en muchas zonas. Por las cicatrices de los pinos más grandes, se deduce que la zona no sufría incendios des de los años 40, durante la Guerra Civil. En los últimos años, tanto la zona del incendio como toda la región del sud-oeste de Cataluña, en general, ha acumulado sequía invernal y estival aumentando la disponibilidad del combustible y facilitando la propagación del fuego durante ambos incendios de este verano.

Repasando el perímetro un mes y medio después del segundo incendio, pudimos observar algunos indicios de efectos a corto plazo del fuego en el ecosistema y decidimos escribir este post para compartirlo y debatirlo con vosotros. Queremos remarcar que los siguientes puntos sólo son observaciones y que no han sido sujeto de un estudio en profundidad:

  • El fuego propagó a intensidad variable, causando una diversidad de efectos en el ecosistema, generando mosaico. Observamos que la intensidad del fuego queda imprimida en el paisaje. La diversidad de intensidades del fuego crea un mosaico de zonas quemadas que permiten romper la masa de vegetación densa y homogénea de algunas zonas que existía previa al incendio. Así, el nuevo mosaico de zonas verdes intercaladas con zonas quemadas y cultivos crea nuevos espacios para la colonización de las especies de zonas verdes contiguas, facilitando la regeneración del bosque y fomentando la biodiversidad de especies.
  • Identificamos algunas estrategias ecológicas del pino blanco para reproducirse en zonas quemadas con distinta intensidad. El frente del incendio propagó con más intensidad y calcinó la vegetación durante su paso. En esa zona quedan solamente los trocos quemados, cenizas en el suelo y nuevos espacios abiertos con mucha luz directa. Observamos también los efectos de la estrategia del pino blanco en las zonas quemadas con alta intensidad: con el calor del fuego, las piñas se abrieron y se esparcieron las semillas, que posteriormente se mezclaron con el suelo y las cenizas del propio incendio esperando su oportunidad para germinar.
Zona quemada con alta intensidad. Photo: PCF.
Zona quemada con alta intensidad. Photo: PCF.

En los flancos izquierdo y derecho del incendio la intensidad del fuego fue menor y solo se quemó parte de la masa arbórea. Allí el incendio propagó principalmente consumiendo la biomasa del sotobosque. Observamos que en esas zonas hay más densidad foliar impidiendo que la luz llegue directamente al suelo, en esos momentos recubierto de cenizas y de acículas de pino.

Zona quemada con baja intensidad. Foto: PCF.
Zona quemada con baja intensidad. Foto: PCF.
  • Acumulación de cenizas y carbón en el suelo con posterior cobertura de acículas de pino: protege el suelo de erosión, aporta minerales y nutrientes e impulsa la acumulación de materia orgánica. Estas condiciones las observamos en zonas donde la intensidad del fuego fue media-baja. El fuego consumió la vegetación densa del sotobosque generando una poda natural.
Sotobosque en zona quemada con media-baja intensidad. El suelo está recubierto de acículas de pino. Foto: PCF
Sotobosque en zona quemada con media-baja intensidad. El suelo está recubierto de acículas de pino. Foto: PCF

Posteriormente al incendio, en el suelo se acumulan cenizas y carbón resultado de la combustión de la vegetación que aportaran minerales y nutrientes para nuevas plantas. El suelo quedo cubierto de acículas, protegiendo así la movilidad de cenizas y carbón, pero también reduciendo la erosión potencial post incendio. Si las personas no retiramos los nuevos componentes del suelo, incluidos troncos y vegetación parcialmente quemada, estos van a contribuir a la acumulación de materia orgánica.

Zoom de la cobertura del suelo un mes y medio después del segundo incendio, se observan las cenizas y carbón bajo las acículas de pino. Fotos: PCF
Zoom de la cobertura del suelo un mes y medio después del segundo incendio, se observan las cenizas y carbón bajo las acículas de pino. Fotos: PCF
  • La acumulación de carbono en el suelo post incendio tiene el potencial de contribuir a mitigar los efectos del cambio climático. Durante la combustión de la vegetación, una parte del carbono se emitió en forma de gases de efecto invernadero, principalmente CO2 y CO, pero otra parte se transformó en carbón orgánico y carbón mineral (cenizas). Ambas formas, siguen en el ecosistema y contribuyen a que el bosque siga siendo un sumidero de carbono. Incluso, formando algunos compuestos que son resistentes a la degradación, como el black carbon, y que perduraran en el sistema durante más tiempo que la vegetación per se.
  • Algunas especies empiezan a rebrotar a corto plazo, a pesar de la escasez de lluvia precipitada desde el incendio. Observamos que algunas especies, como la encina (Quercus ilex), rebrotan un mes y medio después del incendio. Este ejemplo demuestra la adaptación de las especies mediterráneas a los incendios forestales desarrollada durante milenios. Esto nos sirve para recordar que no es necesario reforestar un bosque cuando se quema, porqué el impacto de la intervención humana potencialmente, será mayor que las estrategias desarrolladas por las especies que llevan conviviendo con el fuego durante milenos.
Ejemplo de encina rebrotando de forma natural en una zona quemada con alta intensidad en la zona de Rocallaura 1. Fotos: PCF.
Ejemplo de encina rebrotando de forma natural en una zona quemada con alta intensidad en la zona de Rocallaura 1. Fotos: PCF.
  • Presencia de algunas especies aves que se benefician de los efectos en la vegetación y el paisaje creados por el incendio. Puede constatarse la presencia en la zona de algunos pícidos y páridos (p. ej: pico picapinos, carbonero común), entre otras. Estas aves suelen permanecer en el bosque quemado si no se retiran los árboles afectados por el fuego, pues en zonas post-incendio se incrementa la presencia de hongos e insectos, que atraen a aves insectívoras, especialmente en zonas afectadas en media o alta intensidad por esta perturbación. En los troncos quemados se pueden apreciar marcas de la actividad de estas aves, buscando insectos bajo su corteza.

El nuevo mosaico puede favorecer la permanencia de aves anteriormente presentes, pues permite que no abandonen la zona y puedan continuar explotando el nuevo hábitat perturbado, protegiendo a los árboles verdes de plagas de hongos e insectos. Las aves de zonas abiertas posiblemente se verán favorecidas, pudiendo alimentarse también en las zonas quemadas con más intensidad. Algunas aves de importancia singular presentes en la zona, como el azor, pudieron verse afectados por el incendio, en caso de afectar algún nido. Sin embargo, el resultado de la perturbación sobre el paisaje puede favorecer su presencia a medio plazo, pues esta ave selecciona espacios abiertos donde cazar.

Los espacios abiertos también pueden generar hábitats aptos para que especies como el hortelano, collalba negra o águila perdicera, colonicen estos espacios, en ocasiones recuperando antiguos territorios, de los que habían sido expulsados por el incremento del bosque durante los últimos decenios. Finalmente, cabe destacar que, según diversos estudios, la gestión post-incendio de la masa forestal quemada (p. ej: la retirada de árboles muertos), podría suponer un impacto mucho mayor para la avifauna que el fuego en sí mismo.

Pinos quemados con alta intensidad, colonizados por hongos e insectos que a su vez están siendo fuente de alimento para las aves. Fotos: PCF.
Pinos quemados con alta intensidad, colonizados por hongos e insectos que a su vez están siendo fuente de alimento para las aves. Fotos: PCF.

Para las próximas semanas estamos preparando un segundo post sobre los incendios de Rocallaura que tratará la reproducción que tuvo lugar al cabo de 26 días y os explicaremos que pasó con el fuego latente durante ese mes.

¡Queremos agradecer especialmente a Francesc Moncasí por su contribución en el apartado de los efectos del fuego en la avifauna!

Decálogo de incendios forestales

Decálogo de Incendios Forestales

En el marco de su 5º Aniversario, la Pau Costa Foundation lanza el Decálogo de Incendios Forestales, con el que pretende analizar la situación actual de los incendios forestales en España desde varios puntos de vista, y acercarla a la sociedad en general.

Los incendios forestales, como las tormentas, los terremotos o las riadas, son fenómenos naturales que pueden derivar en emergencias complejas y que requieren una alta concienciación social para afrontarlas. Por eso, cada uno de los puntos del Decálogo se ha elaborado con la intención de acercar al lector a los diversos aspectos del fuego y de los incendios forestales. Más allá de esta acción divulgativa, aquellas personas que estén de acuerdo con las ideas expuestas en el Decálogo, lo podrán validar y apoyar a través de un formulario. En enlace superior, podrás leer y firmar el Decálogo de incendios forestales.

‘El Gran Silenci’ – II Premio ProDocs 2014

Autor: Pepe Pallàs, bombero GRAF (Bombers de la Generalitat de 
Catalunya)

IMG-20150601-WA0000

El domingo 31 de mayo se hizo la entrega de los II Premios Pro-Docs 2014 en los cines Aribau de Barcelona; el documental “El Gran Silencio” se presentaba como uno de los cinco finalistas en la categoría de mejor documental televisivo 2014. El resultado: otorgaron el II Premio Pro-Docs 2014 a “El Gran Silencio”. Carles Caparrós y José María Flores fueron al acto y recogieron el reconocimiento.

Agradecer una vez más a todos los que habéis ayudado a hacer posible este trabajo y en especial a todo este equipo de maravillosas personas que hemos podido conocer estos últimos años. Esta vez los que nos han dicho que se trata de un excelente trabajo son el propio gremio de productores de documentales, así que felicidades a todos los profesionales que habéis trabajado en él.

El gran silencio ’58, el gran silencio ‘100, premio Pro Docs, traducido a tres idiomas de momento, visionado en Catalunya, presentado en varios encuentros en toda España, en el 13th International Wildland Fire Safety Summit (Boise, Idaho, USA) (con premio especial para toda la comunidad de incendios forestales), Italia, Costa Rica, Jornadas en el ISPC, incluido ya como material didáctico en los nuevos cursos de formación forestal de los nuevos bomberos (ISPC), escuela de verano julio 2015 … y lo que nos queda por hacer!

Felicidades a todos y, en especial esta vez, a Carles y a Josep M. Y también al resto de profesionales, y a Brutal Media y TV3 por confiar en nosotros y por todo su ayuda.

Ah!! Y a cada uno desde su rincón, os animo a no parar !!!

Saludos a todos!!

El diumenge 31de maig es va fer l’entrega dels II Premis Pro-Docs 2014 als cinemes Aribau de Barcelona on el documental “El Gran Silenci” era un dels cinc finalistes a la categoria de millor documental televisiu 2014. El resultat: van otorgar el II Premi Pro-Docs 2014 a “El Gran Silenci”.  En Carles Caparrós i en Josep Maria Flores van anar a l’acte i van recollir el reconeixement.

Agrair una vegada més a tots els que heu ajudat a fer possible aquest treball i en especial a tot aquest equip de meravelloses persones que hem pogut conèixer aquests darrers anys. Aquest cop els qui ens han dit que es tracta d’un excel·lent treball són el propi gremi de productors de documentals de Catalunya, així que felicitats a tots els professionals que hi heu treballat.

El gran silenci ’58, el gran silenci ‘100, premi Pro Docs, traduït a tres idiomes de moment, visionat a Catalunya, presentat a vàries trobades arreu d’Espanya, al 13th International Wildland Fire Safety Summit (Boise, Idaho, USA) (amb premi especial per a tota la comunitat d’incendis forestals), Itàlia, Costa Rica, Jornades a l’ISPC, inclós ja com a material didàctic en els nous cursos de formacio forestal dels nous bombers (ISPC), escola d’estiu juliol 2015… i el que ens queda per fer!

Felicitats a tothom i, en especial aquesta vegada, a en Carles i a en Josep M. I també a la resta de professionals, i a Brutal Media i TV3 per confiar en nosaltres i per tot el vostre ajut.

Ah!! I a cadascú des del seu racó, us animo a no parar!!!

Salut per tothom!!

 

Las razones del fuego – Joan Barril, El Periódico, 19/03/2010

Este fin de semana, nos ha dejado el periodista, escritor y columnista de El Periódico, Joan Barril, quien en 2010 tuvo una especial sensibilidad al escribir este artículo de opinión en relación al accidente de Horta de Sant Joan. Queremos compartir con toda la comunidad de incendios forestales este artículo.

Las razones del fuego – Joan Barril (El Periódico)

A veces poner nombre a los peligros es una manera de conjurarlos. Es lo que debieron hacer los antiguos griegos al considerar a la tierra, el aire, el agua y el fuego como los cuatro elementos. No era para menos. Esos cuatro elementos forman parte de la vida, pero también de la muerte. La tierra se derrumba sobre los poblados y sepulta a sus gentes, pero de la tierra nacen las cosechas. El mar se traga los barcos e inunda los campos, pero sin agua solo quedaría el desierto. El aire nos permite respirar, pero el huracán nos arrastra. ¿Y el fuego? Hemos domesticado el fuego y lo hemos encerrado en una caja de fósforos o en un encendedor. El fuego nos calienta la comida, nos salva del invierno y da luz a los dioses. Pero la palabra «¡fuego!» es la última voz que escucha el fusilado.

Llevamos semanas hablando del fuego. Y no se trata de un fuego amigo, sino de un pretexto para llevar a la pira a un Govern torpe y pacato que no supo decir la verdad a tiempo. En estas circunstancias, sus señorías, esas que no han sido capaces de montar una comisión de investigación sobre los fondos espurios del Palau de Millet y de sus beneficiarios, la han emprendido contra los consejeros de la cosa. Y los consejeros de Interior y de Medi Ambient han mandado a comparecer a los bomberos –eso sí: con sus uniformes– para que declararan ante unos diputados que en ningún caso iban a aprender, sino que solo se disponen a condenar o a exculpar.

Una de las afirmaciones más contundentes y más cargadas de humanismo la pronunció uno de los expertos de los GRAF. Venía a decir este bombero sabio que los árboles quemados vuelven a crecer, pero que las vidas segadas por el fuego son irrecuperables. Y que harían bien sus señorías en establecer un orden de prioridades a la hora de diseñar los protocolos de la extinción de los incendios forestales. Esos bomberos que comparecieron ante esa comisión de sordos voluntarios conocen los caprichos del fuego, saben lo que significa que el fuego llueva sobre sus cabezas. Sin duda, son los mayores expertos en esa ecología del fuego en un país que ha visto cómo el abandono de las áreas cultivables se ha llenado de masas boscosas hasta crear un espacio continuo que no entiende de comarcas ni de comunidades autónomas. Esos bomberos saben escuchar el crujido de las ramas secas y ven la cantidad de combustible acumulado en esos paisajes de postal por los que tanto claman los ecólogos de salón.

Pero de nada ha servido la sabiduría de nuestros pequeños héroes. Ni sus responsables políticos estuvieron a la altura ni la oposición, cegada por la necesidad de arañar los votos inminentes, ha escuchado lo que los profesionales han dicho haciendo de portavoces de las víctimas. Es demasiado fácil pedir responsabilidades sobre los cuerpos calcinados de gente valiente y no atender a sus razones. Entre sus jefes políticos y los que aspiran a serlo han desautorizado una de las pocas profesiones concebidas para la defensa del patrimonio común. Pero, ¿cuál es nuestro patrimonio? ¿Doscientas hectáreas de bosque o la vida y la humillación pública de los que tenían que enfrentarse a un monte ardiente?

Es fácil ser fuerte ante el débil desde los escaños ignífugos. Tras el incendio y los muertos, el Parlament se ha cebado en una gente que de ahora en adelante tendrá motivos para dudar de si de sus mangueras sale agua o solo la ceniza de las palabras que los diputados han dicho y que los medios hemos amplificado. En nombre de este oficio, les pido perdón.

Incendios en los Bosques Boreales de Canadá

015_AniolFerragut_CanadaAutor: Aniol Ferragut, ingeniero de montes y 
colaborador de la Fundación Pau Costa, actualmente 
está trabajando en Canadá.
Traducción del original: Carla Vilarasau, estudiante
en prácticas de la UdL del Grado en Ingeniería 
Forestal.

Canadá es uno de los países con mayor superficie boscosa del mundo (397,3 millones de hectáreas según el portal de Natural Resources Canada). La gran mayoría de estos bosques son boreales, los cuales representan aproximadamente una tercera parte de los bosques boreales que hay en la Tierra. Considerados como unos de los bosques vírgenes más grandes del planeta, con una gran superficie no alterada por la actividad humana, cubren una extensión que va desde las montañas del Yukon en el oeste, hasta la Isla de Newfoundland en el este.

Los Bosques Boreales se caracterizan por estar dominados mayoritariamente por coníferas, en gran parte formando extensas masas coetáneas intercaladas con zonas de lagos y humedales. Esta uniformidad se debe a un ciclo de perturbaciones naturales como pueden ser incendios forestales o plagas, que afectan grandes extensiones con cierta regularidad. Los inviernos son largos y fríos, con pocas horas de luz y el suelo puede estar helado y cubierto por nieve hasta 9 meses al año. Los veranos, en cambio, son cortos, a menudo cálidos y con muchas horas de luz. Es entonces cuando se produce casi todo el crecimiento vegetal. Durante estos pocos meses sin nieve es cuando se originan los incendios forestales (provocados por rayos), actuando como mecanismo de regeneración. Muchas especies de vegetación (como pueden ser pinos, píceas o abedules entre otros) no sólo están adaptadas al fuego sino que dependen de él para su renovación.

Por lo tanto, como muchos otros ecosistemas, los bosques boreales el fuego ha sido un elemento presente a lo largo del tiempo, ya sea de origen natural o en algunos casos, provocado por las poblaciones indígenas, variando la estructura forestal, la edad de las masas y el tipo de hábitats, lo que es necesario para varias especies animales. De hecho, hasta finales del siglo XIX los incendios ardían libremente en la mayoría de bosques canadienses, es entonces cuando con la visión europea del fuego como potencial amenaza de las poblaciones y de las explotaciones forestales se crearon las políticas de exclusión y extinción total del fuego. Llegando al caso de los bosques del norte de Canadá, donde a menudo se luchó contra incendios sin importar lo remotos o insignificantes que fueran. Pero afortunadamente, en estos últimos años ha aumentado el reconocimiento de que la supresión de todos los incendios forestales no es ni ecológicamente deseable ni económicamente posible.

Por otra parte los bosques boreales son uno de los ecosistemas que están sufriendo más y que son más vulnerables a los efectos del cambio climático. En los últimos años se ha observado una variación de su régimen de incendios y se prevé que en las regiones boreales del noroeste de Canadá aumente la frecuencia de incendios y la superficie quemada con consecuencias ambientales y económicas.

Así pues, por parte de la Administración se entiende que el fuego es una parte esencial del paisaje forestal canadiense y que es necesaria una gestión del fuego apropiada, buscando el equilibrio ideal entre su rol natural y la protección de vidas humanas, propiedades, bienes económicos e intentando mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.

En Canadá la competencia de la gestión de los incendios recae sobre los gobiernos provinciales y cada provincia ha definido su plan estratégico de gestión del fuego. Algunas provincias han incorporado zonas de observación/monitoreo de incendios en las zonas más despobladas del norte donde no hay actividad de la industria forestal y hay pocos bienes a proteger. En estas zonas se permite al fuego jugar su papel natural y no se ataca si no afecta bienes o personas.

Campaña de incendios en el interior de Canadá

Ya puestos en contexto, nos trasladamos a una base de incendios de una comunidad del norte de la provincia de Saskatchewan, donde estoy trabajando como miembro de una escuadra de primer ataque.

El operativo de la base consta de 12 bomberos y 2 supervisores para cubrir una superficie aproximada de 90000 km2, es decir, unas tres veces la superficie de Cataluña. Debido a la gran superficie a cubrir y la falta de carreteras y caminos nos movemos básicamente helitransportados. En toda esta área hay un total de 6 núcleos habitados, de los cuales 3 son reservas indias. Cada reserva cuenta con una brigada (5 bomberos) que si es necesario, una vez hecho el primer ataque a los incendios nos apoyan bajo nuestra supervisión. Cuando el incendio ya está estabilizado la brigada se queda terminando de rematar el perímetro y los puntos calientes.

Saskatchewan es una de las provincias que ha integrado la política de gestión de incendios popularmente conocida como “Let it burn” (dejar quemar) en las zonas más aisladas y despobladas. En nuestra zona y todo el tercio norte de la provincia, fuera de un radio de 20 km de las poblaciones se considera zona de observación de incendios. Mientras que dentro de estos radio todos aquellos incendios que suponen una amenaza son atacados y suprimidos.

Excepto en las áreas cercanas a poblaciones, todos los incendios que tenemos son de origen natural, provocados por rayos. Cada día, si la meteorología lo permite se hace una ruta de detección y monitorización de incendios en avioneta. Para definir esta ruta se tiene en cuenta el mapa de descarga de rayos de los últimos días y el sistema satélite de sensores MODIS que detecta puntos calientes con bastante precisión y resulta muy útil en zonas despobladas donde difícilmente se recibe ningún aviso de columna de humo.

Rociadores instalados en una cabaña de pescadores
Rociadores instalados en una cabaña de pescadores
Quema de ensanche para proteger una cabaña
Quema de ensanche para proteger una cabaña

La monitorización de los incendios que hacemos consiste en hacer una evaluación de la superficie quemada aproximada, del tipo de combustible presente y si éste tiene discontinuidades, del comportamiento del fuego para cada parte del incendio y dirección del viento. Se reconoce el perímetro del incendio y se comprueba si hay algún bien amenazado.

A pesar de ser zonas muy aisladas, a veces hay algunas cabañas de cazadores o pescadores. En este caso, se instala un sistema de rociadores alrededor para defenderlas, o en caso de que el fuego esté suficientemente cerca y su comportamiento y las condiciones lo permitan, se ataca la parte del incendio que amenaza la cabaña con línea de agua y/o quemas de ensanche dejando el resto del incendio quemando libremente.

En comparación con la realidad europea y especialmente la mediterránea, donde la densidad de población, el tejido urbano y el entramado de caminos y carreteras son muy elevados y donde el incendio es tratado como una emergencia con un tiempo de respuesta muy corto, aquí en muchos casos el incendio no se convierte en una emergencia. La escala de trabajo, tanto física como temporal es mayor. Si no nos encontramos en situación de alerta por riesgo de incendio, el tiempo máximo de respuesta puede ser de hasta 24 horas. Cuando somos activados en un incendio como primera respuesta, el primer día somos una o dos escuadras como mucho y si el incendio nos sobrepasa y se prevé que se necesitarán más recursos, se activan más brigadas de otras comunidades durante los siguientes días. Dependiendo de las dimensiones del incendio, su severidad y la distancia de las poblaciones o bienes potencialmente amenazados envían medios aéreos como soporte.

El contraste de los recursos que aquí se envían a los incendios con los que se destinan a las zonas antropizadas como Cataluña es muy grande. Hemos llegado a estar trabajando en un incendio de unas 300ha sólo una escuadra de 4 personas con el apoyo de bombarderos durante el primer día. Y en incendios más pequeños, trabajando sin apoyo aéreo. Cuando un incendio es grande y no se puede estabilizar el primer día, se asume que se trabajará durante días o semanas. Por la noche no se trabaja y se monta un campamento cerca del incendio.

Campamento de un grande  incendio de 3.700ha
Campamento de un grande incendio de 3.700ha
Aproximación a Road Fire
Aproximación a Road Fire

Desde principios de Junio ​​que tuvimos los primeros incendios de rayo hasta ahora (finales de agosto), hemos ido teniendo más o menos actividad incendios, aumentando en número y actividad a medida que el riesgo de incendios aumenta (disminución de humedades e incremento de temperaturas y sequía) y disminuyendo durante episodios de lluvia y los días posteriores; en algunos casos los incendios se llegan a apagar del todo, en otras quedan inactivos pero latentes quemando el subsuelo (raíces, materia orgánica del suelo o turba a las zonas de turbera), despertándose cuando las condiciones de temperatura y humedad ambiental lo permiten. Podemos tener incendios de miles de hectáreas pero no siempre ardiendo con la misma intensidad ni causando la misma mortalidad. En algunos casos hay grandes superficies donde el fuego ha quemado las copas de los árboles y donde la mortalidad es total y en otros el fuego ha quemado de manera irregular, quemando algunas áreas de superficie y de baja intensidad causando muy poca mortalidad del estrato arbóreo.

Fourth Fire inactivo después de las lluvias del 13 de Julio
Fourth Fire inactivo después de las lluvias del 13 de Julio

 

Fourth Fire reactivándose el 26 de Julio
Fourth Fire reactivándose el 26 de Julio
007_AniolFerragut_Canada
Fourth Fire el 6 de agosto
Fourth Fire el 29 de Julio
Fourth Fire el 29 de Julio

 

Fourth Fire el 10 de agosto, el dia siguiente de la precipitación
Fourth Fire el 10 de agosto, el dia siguiente de la precipitación

 

Distintas carreras e intensidades a Kewen Fire
Distintas carreras e intensidades a Kewen Fire

 

Kewen Fire, cambio de dirección carreres dependiendo del viento
Kewen Fire, cambio de dirección carreres dependiendo del viento

 

Road Fire
Road Fire

La implantación de la política del “let it burn” ha hecho que en la última década la superficie quemada en el norte de la provincia haya aumentado con creces. El “let it burn” tiene una base ecológica y económica, pero desde las comunidades del norte no se ve con buenos ojos. Se entiende esta política como un menosprecio más, por parte del gobierno, de sus tierras y su estilo de vida, sin ver el importante papel que juega el fuego en sus bosques. Las comunidades del norte están muy ligadas a la caza del caribú ya la caza con trampa para el comercio de pieles y atribuyen el descenso de las poblaciones de caribú y de las tomas con trampa a la gran superficie quemada desde que se aplica el “let it burn”.

Este año, en nuestra área, ha sido un año suave en cuanto al número de incendios y superficie quemada, pero otros años que las condiciones de sequía han sido duras han llegado a sufrir incendios de cientos de miles de hectáreas. En algunos casos cuando el incendio llegaba a cruzar el límite de los 20 km de distancia de la población era tan grande y ardiendo con tanta intensidad que el recursos se veían desbordados debiendo evacuar la población entera por seguridad y por la gran cantidad de humo, causando algunos problemas de salud. Esto ha generado cierta controversia. Por lo que he podido ir observando, aún es pronto para sacar conclusiones sobre las repercusiones del “let it burn” en el territorio, creo que todavía falta hacer un trabajo de concienciación social y destinar esfuerzos a la autoprotección de las comunidades haciendo trabajos de prevención para disminuir su vulnerabilidad ante los incendios que queman dentro las zonas de supresión total. En definitiva, aún se tiene que terminar de encontrar el equilibrio entre dejar al fuego jugar su papel de perturbación natural y garantizar a la vez la seguridad de la población.

Campaña complicada a otras regiones boreales

Concretamente en la provincia de Northwest Territories, en la frontera norte de nuestra área este año está siendo un año especialmente problemático. Este  verano es seco con gran número de incendios simultáneos. Se han observado comportamientos espectaculares que no se recuerdan en estas zonas. Northwest Territories también deja quemar aquellos incendios que se encuentran en zonas remotas, pero sólo con los incendios que amenazan a las comunidades ya se han visto desbordados, teniendo que pedir ayuda a otras provincias que han enviado recursos en apoyo. Ya han quemado más de 3 millones de hectáreas sufriendo incendios gigantescos, afectando propiedades y obligando a desalojar a cientos de personas. Para combatir estos incendios de grandes dimensiones se han utilizando técnicas de extinción de las que en Europa no estamos acostumbrados. En la fotografía se puede observar como se ha hecho una línea de defensa de 8 km de longitud aproximadamente con bulldozer para apoyar una crema hecha con ignición aérea para evitar la propagación del incendio.

Linia de maquinaria + ignición aérea. Fuente: Facebook@Nwtfire
Linia de maquinaria + ignición aérea. Fuente: Facebook@Nwtfire

Estos comportamientos extremos y el elevado número de incendios no sólo están pasando en algunos bosques boreales de Canadá. Podemos hacer un repaso de estos últimos meses, empezando por el incendio de finales de mayo en la península de Kenai en Alaska, que obligó a desalojar varias áreas, pasando por los incendios que han estado sufriendo en Siberia a mediados de julio donde más de 1.000 personas fueron evacuadas y se tuvo que declarar el estado de emergencia, hasta el incendio de principios de agosto en Suecia, que ha sido el mayor de los últimos 40 años, con el resultado de una persona muerta y miles de evacuados.

Grandes incendios en Northwest Territories
Grandes incendios en Northwest Territories

Salvando las distancias y siendo consciente de que la densidad demográfica no es la misma y en conjunto los ecosistemas europeos son diferentes, en Europa también existe la necesidad de aceptar el fuego como fenómeno natural y desarrollar políticas de integración del fuego en la gestión de nuestros paisajes. Es interesante mantener una mirada a aquellos países que todavía tienen grandes extensiones de bosques no alterados por la actividad humana con fenómenos de perturbaciones naturales como son los incendios, para intentar entender y encontrar el equilibrio que permita mantener y/o mimetizar el rol que juega el fuego en los ecosistemas, adaptarnos a su régimen de incendios, aprender a convivir con él, creando unas masas forestales con menos continuidad y carga de combustible para minimizar los riesgos sobre la población.

Enlaces relacionados

  1. Northwest Territories
  1. Alaska
  1. Siberia
  1. Suecia

 

DESCÁRGATE AQUÍ EL ARTÍCULO

Conclusions – JC Iniciatives econòmiques

Aquí teniu les conclusions del Journal Club: Iniciatives econòmiques en un paisatge que crema, que es va dur a terme el passat 31 de maig a la zona de Colomers-Vilopriu-Viladasens.

 PDF – Resum i Conclusions de la Jornada

 

Presentación : Presencia Histórica del Fuego

CristinaMontiel_portada

Cristina Montiel, miembro del Patronato de la Fundación Pau Costa, presenta el libro “Presencia Histórica del Fuego en el territorio” coordinado por ella misma. El acto de presentación se celebrará el 3 de abril en Madrid, aquí tenéis la información necesaria para asistir:

PresentacionLibroCristina

Conclusiones – Jornadas Euromediterráneas sobre IF (2/2)

Del 18 al 20 de noviembre, se celebraron las Jornadas Euromediterráneas sobre incendios forestales en Barcelona, organizadas por el Consorcio Universitario Internacional Menéndez y Pelayo de Barcelona – Centre Ernest Lluch, con el apoyo del Institut de Seguretat Pública de Catalunya y la Fundación Pau Costa. Los participantes a las jornadas vinieron de distintos lugares y organizaciones: ISPC, Bombers de la Generalitat de Catalunya, Bombers de Barcelona, Mossos d’Esquadra, UAB, UB, UdL, UPC, Bomberos de Navarra, y técnicos de  Aragón, Castilla la Mancha, Castilla León, Murcia, Islas Baleares y de Andorra. Mención especial a nuestros compañeros internacionales: Ron Spadafora (NYFD), Habid Abid Abid (Túnez), Ole Hermansen (Dinamarca), Giovanni Laneve (PREFER) y bomberos y formadores de Portugal. 

_MG_0505_web

El Hble. Ramón Espadaler, Conseller d’Interior de la Generalitat de Catalunya, Sr. Juan Fuster Sobrepere, Director académico del CUIMPB, y Sr. Jordi Vendrell, Director del curso, se encargaron de inaugurar la jornada. El encuentro se estructuró en cuatro bloques que se desarrollaron durante los dos primeros días: Investigación y desarrollo tecnológico en incendios forestales, Dimensión humana en incendios forestales, Eventos de la campaña de incendios y Gestión forestal. El último día, se realizaron cuatro workshops para profundizar sobre los temas citados anteriormente.

Las conclusiones las podéis leer en el archivo adjunto:

image_pdf Conclusiones Jornadas Euromediterráneas sobre incendios forestales

En los siguientes enlaces encontraréis información relacionada con la jornada:

Reflexions Journal Club – L’ecologia del foc i el règim d’incendis en la gestió del paisatge

El passat 6 d’octubre de 2012 es va celebrar al municipi de Llers (Alt Empordà) la jornada “L’ecologia del foc i el règim d’incendis en la gestió del paisatge”, organitzada conjuntament per l’Associació d’Agrupacions de Defensa Forestal de l’Alt Empordà i la Fundació Pau Costa, amb la col·laboració de l’Ajuntament de Llers, de la Universitat de Girona i de la Universitat de Barcelona.

L’objectiu de la jornada va ser reflexionar sobre l’acceptació de la presència del foc a l’ecosistema mediterrani i la necessitat d’un canvi de percepció des de la prevenció d’incendis a la de paisatge resistent al foc.

Les reflexions sorgides de la jornada a partir de les aportacions dels participants, les trobareu en el següent document:

 Reflexions jornada Empordá. Catalá. 

Reflexiones Journal Club – La ecología del fuego y el régimen de incendios en la gestión del paisaje

El pasado 6 de octubre de 2012 se celebró en el municipio de Llers (Girona) la jornada “La ecología del fuego y el régimen de incendios en la gestión del paisaje”, organizada conjuntamente por la Asociación de Agrupaciones de defensa Forestal del Alt Empordà y la Fundación Pau Costa, con la colaboración del Ayuntamiento de Llers, de la Universidad de Girona y de la Universidad de Barcelona.

El objetivo de la jornada fue reflexionar sobre la aceptación de la presencia del fuego en el ecosistema mediterráneo y la necesidad de un cambio de percepción desde la prevención de incendios en la de paisaje resistente al fuego.

Las reflexiones surgidas de la jornada a partir de las aportaciones de los participantes, las encontraréis en el siguiente documento:

Reflexiones Jornada Empordá. Castellá.