Javier Jiménez, Miembro PCF: “La Fundación me permite difundir conocimiento sin tener que medir mis palabras”

Javier Jiménez es Miembro PCF desde hace más de dos años. Desde entonces, ha podido beneficiarse de diferentes oportunidades, además de dar voz a su experiencia y conocimiento a través de la Fundación.

Javier es un ejemplo más de cómo los miembros de la Fundación son un motor imprescindible, que ayudan a difundir y proponer acciones que contribuyen positivamente a la comunidad de incendios forestales.

Jiménez es sociólogo, experto e investigador de incendios forestales, además de colaborador en  distintas universidades españolas. Tiene amplia experiencia en el sector, tanto en el terreno como en la academia. Gracias a su cercanía y a su visión sociológica dentro del mundo de los incendios, consigue llegar a un amplio número de perfiles. Una de sus máximas es criticar la realidad al mismo tiempo que proponer soluciones.

JJ
Javier Jiménez en un momento de su presentación en las “Jornadas de Investigación de causas como base para la prevención de incendios forestales” en Madrid

 

¿Qué te impulsó a formar parte de la Fundación Pau Costa?

Me sentía identificado con el Decálogo de la Fundación, en general. Además, siempre me atrajo el valor que la Fundación dota al intercambio de conocimiento internacional. Además, es magnífico ver la cantidad de oportunidades que ofrece la PCF a un perfil muy variado.

Sin embargo, lo que hizo definitivamente que decidiera formar parte de la PCF fue escuchar a Marc Castellnou decir en un curso que “las llamas no son el problema, sino la consecuencias”. Esta fue una sensación que siempre he tenido desde que empecé a trabajar como Responsable de Extinción. En ese momento fue muy gratificante comprobar que había otras personas mucho más expertas que yo, que pensaban exactamente lo mismo.

¿En qué actividades has podido participar gracias a la Fundación?

En numerosas actividades. Por ejemplo, he podido participar en el Congreso Internacional APTB, en las Jornadas de Madrid de Tecnifuego “Interfaz urbano forestal”, en las Comisiones Parlamentarias en La Junta General del Principado de Asturias, en la Comisión Parlamentaria sobre Política Forestal y la Comisión de investigación sobre la actuación de la Administración del Principado de Asturias en la oleada de IIFF  Además, también he podido participar en diferentes cursos organizados por el Parque Nacional Montaña de Covadonga para Guías y Técnicos de Parques Nacionales.

En concreto, la última jornada en la que he participado representando a la Fundación fue en Madrid hablando sobre la investigación de las causas de los incendios para hacer una prevención proactiva.

Javier Jiménez exponiendo en las Jornadas de Investigación de causas como base para la prevención de incendios forestales

¿Qué destacarías de la Fundación Pau Costa?

Su crítica y su consecuente propuesta. Es importante criticar, pero también es fundamental proponer una solución, y considero que la Fundación lo hace muy bien.

Además, otra cosa que le doy mucho valor es que tengo mucha facilidad para hablar a través de la Fundación. Puedo dar mis opiniones libremente, sin tener que estar midiendo mis palabras. Comparto los valores de ésta, y es por ello que me resulta muy fácil argumentar y defender mis ideas.

La credibilidad que se ha ido forjando también es un factor fundamental. Es obligación de todas las personas que pertenecemos o colaboramos con la  PCF  ir aumentando esa credibilidad a base de hechos, de trabajo, de estudiar y analizar y procurar no perderla.

 ¿Cuál crees que es la misión de la Fundación?

Son muchas, variadas y abiertas. Por destacar una, conseguir que la sociedad comprenda la importancia que ha tenido el uso y conocimiento del fuego en nuestro proceso de hominización y socialización. No es posible concebir al ser humano y su entorno desligado del uso del fuego como herramienta. Distinguir “fuego” de “incendio”  es primordial.

Jiménez en un momento de su ponencia

 ¿Cómo contribuye la misión de la Fundación a tu profesión?

Me ayuda bastante a sostener y argumentar a favor de una prevención proactiva y participada dentro del territorio y del paisaje.

Dentro del campo de la Investigación de IIFF me ayuda a construir argumentos útiles en la investigación de la prevención y la extinción.Es importante saber quién quema, pero es también necesario conocer cuáles son “las causas de las causas” de los incendios forestales

¿Por qué crees que es positivo formar parte de la Fundación?

Es una red de contactos imprescindible. La Fundación te da la oportunidad de aprender, conocer y compartir otras realidades y situaciones sobre los incendios forestales. Particularmente, hay muchas charlas que me encantaría poder asistir, sin embargo  no puedo ir por temas de agenda o de idioma (no sé inglés). Esta vacante es cubierta por alguno de los Miembros PCF.

¿Te gustaría añadir algo más sobre la PCF?

Para que las cosas funcionen en esta vida, necesitamos trabajar en equipo. Todos formamos parte de la solución, cada aportación cuenta. A nivel individual no se consigue nada. Todos sumamos.  Creo que es el momento de incorporar la mirada sociológica a la Fundación. Personalmente, percibo cada vez más en los eventos en los que participo, el creciente interés que suscitan los análisis que se realizan desde las Ciencias Sociales, tanto entre los profesionales del fuego como en aquellas personas que no lo son, pero que prestan mucha atención y preocupación por todo lo relacionado con los IIFF. No me cabe duda que la Fundación puede desarrollar una gran labor en ese sentido.

¿Te gustaría ser también MiembroPCF?  | Quiero saber más sobre la Fundación Pau Costa|Oportunidades MiembrosPCF 

El vello del chopo puede provocar incendios entre mayo y junio

 

Autor: Sergi Fontseca-Miembro PCF

Los chopos o Populus ssp. en latín, son una especie arbórea típica de las zonas de la ribera. Existen muchos clones que satisfacen una industria forestal. Estos se cultivan en un marco de plantación regular en terreno plano para así facilitar su explotación. Las flores femeninas una vez han sido debidamente polinizadas desarrollan una semilla, ésta se rodea de filamentos para diseminarse en el exterior aprovechando la fuerza del viento.

Esta estrategia ecológica empleada, se la conoce como anemocoria. La anemocoria es la forma de dispersión de los propágulos,  y éstas se sirven del viento para poder transportase y así permitiendo, que las semillas se depositen y dispongan de más posibilidades para colonizar lugares lejanos y favorece la evolución de la especie (véase la foto 1).

Para conseguir esta acción, se requiere de un ambiente seco, ya que si la humedad es demasiado alta, el sistema de filamentos que envuelve la semilla se impregna de agua, pesa más y no se eleva.

Sergi Fontseca
Foto 1. Las semillas rodeadas por el aparatoso vello salen de las flores de los Chopos al mínimo movimiento

De mayo a junio cuando maduran los frutos del chopo, liberan unas semillas minúsculas (de unos 2 mm. Sin contar los filamentos), que presentan largos pelos algodonosos. Los filamentos, formando lo que la ciencia botánica llama como el vilano, popularmente llamado vello. Estos filamentos son muy aparatosos y devienen muy visibles en las zonas donde hay muchas plantaciones de chopos, se acumulan en el suelo en forma de combustible extremadamente fino, muy susceptible de que se incendie por cualquier medio de ignición fortuito.

SF
Foto 2. Vello por encima de combustible fino y muerto que actuaría como acelerador

La combustión de cualquier combustible requiere un aumento de temperatura capaz de desecar la humedad que tiene el material haciendo un pre calentamiento. Posteriormente, comienza a volatilizar los gases inflamables que al mezclarse con el oxígeno se inflaman y originan las llamas. A partir de este momento, la combustión se mantiene sin necesidad de calor externo produciendo  así un efecto en cadena de las llamas. Por tanto, cuando más volátil sea el combustible de alrededor más inflamabilidad será, desencadenando un incendio que se propagará muy rápido y será difícil de controlar si no se interrumpe el combustible descrito.

El proyecto “Acércate a los incendios forestales” ya es una realidad

unnamed

La Pau Costa Foundation finaliza el proyecto “Acércate a los incendios forestales” gracias a la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y la Obra Social La Caixa

mm

“Acércate a los incendios forestales” es un conjunto de tres acciones distintas que tiene como finalidad educar y sensibilizar a la sociedad en materia de incendios forestales. Este proyecto viene motivado por el gran desconocimiento que, todavía la sociedad en general tiene entorno a los incendios forestales. Asimismo, a través de estas acciones hemos querido transmitir los resultados científicos a partir de distintas disciplinas como la ecología, la física o la modelización del fuego.

En todo momento, hemos querido incluir en el proyecto a toda la sociedad, desde los más pequeños hasta los más mayores. Por tanto, cada una de las tres acciones va dirigida a cierto tipo de público e incluso traspasa las fronteras lingüísticas y culturales como es el caso de la exposición de arte.

hj

Las acciones que ya están listas para que puedas disfrutar aprendiendo sobre los incendios forestales son las siguientes:

1.- Dibujos animados para niños y niñas de 3 a 12 años, disponibles en castellano e inglés, y en lengua de signos española y sistema internacional: Descubriendo el fuego con MeFiTu y Jara

2.- Exposición virtual de incendios forestales: Fuego vs. Fuego

3.- Guía Docente de educación ambiental entorno a los incendios forestales dirigido a docentes, padres y madres para educar a niños, niñas y jóvenes: Versión en castellano y versión en inglés 

foto guia

También nos complace destacar que con esta serie de acciones enmarcadas en el proyecto “Acércate a los incendios forestales”, contribuimos a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, identificados por las Naciones Unidas.

ods-1

En concreto, con estas 3 acciones presentadas contribuimos en los siguientes ODS:

4; Educación de calidad
12; Producción y consumo responsable 
13; Acción por el clima 
15; Vida de ecosistemas terrestres 

Esperamos que disfrutes muchísimo con “Acércate a los incendios forestales” y que sobre todo aprendas todos los secretos del fuego que aún quedan por descubrir. Además, te recordamos que si quieres llevar este proyecto a tu escuela, no dudes en contactarnos a info@paucostafoundation.org.

¡Estaremos muy contentos de poder contribuir a la educación y sensibilización de tus niños, niñas y jóvenes!

Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y la Obra Social “La Caixa”

 

Nuestro proyecto “Acércate a los Incendios Forestales” es aprobado por la FECYT

 

LogoMinisterio-FECYT

Acercar la ecología del fuego a la sociedad más joven es nuestra meta principal dentro del proyecto “Acércate a los Incendios Forestales” recientemente aprobado por la FECYT y el Ministerio de Economía y Competitividad, debido a la serie de incendios forestales que últimamente acechan a España y al mundo; y consecuentemente a la puesta de manifiesto de la necesidad de mejorar las tareas de divulgación sobre estos fenómenos.

Logo Dibujos animados

Dibujos animados con distintos escenarios de incendios, una guía para docentes y/o adultos acompañantes y una exposición de arte virtual, serán las actividades que desarrollaremos a lo largo del 2018 y 2019 para sensibilizar y concienciar primero a los niños, niñas y jóvenes e indirectamente a los adultos.

El 2017 ha quedado como un año que pone en evidencia que los incendios forestales son un fenómeno global que afectan a países tan lejanos y con ecosistemas tan diferentes como España, Canadá, Chile, Portugal o Francia. Este es un indicio de que algo no va bien; y que desde el punto de vista divulgativo se debe y se puede hacer más. Es por esto, que el principal objetivo de nuestro proyecto es concienciar del riesgo, de la autoprotección y la seguridad en los habitantes de zonas de interfaz urbano-forestal, a partir de una serie de innovaciones tecnológicas hechas a medida para la población más joven.

La sociedad en general percibe los incendios forestales como algo negativo y muy lejano a su día a día. En general, estamos avanzando por la dirección contraria y cada vez nos alejamos más de los mensajes que nos transmiten los científicos y los técnicos especialistas.  Por ello, nosotros como Fundación y dentro de este proyecto queremos reorientar la percepción social de los incendios forestales, para no interpretarlos como algo negativo sino como un proceso o perturbación natural que hay que incluir en la gestión del territorio, acortando así distancias entre el mundo científico y tecnológico y la sociedad en general.

Fuegos Sostenibles e Insostenibles

Los incendios forman parte de la naturaleza y durante millones de años han configurado la diversidad de los ecosistemas. Esos son los regímenes de fuego naturales y sostenibles. En cambio hay otros incendios insostenibles, que superan la capacidad de los medios de extinción, por tres razones principales: La gran cantidad de urbanizaciones construidas actualmente en nuestros montes, la gran expansión de vegetación forestal debida a los cambios en la intensificación de la agricultura y ganadería y la simultaneidad de incendios forestales, como en el reciente caso de Galicia.

Gracias al FECYT y al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades vamos a poder sacar este proyecto tan necesario e innovador adelante. “Acércate a los incendios forestales” tiene como objetivo, entre otros, incrementar la conciencia del riesgo sobre todo entre los habitantes de las zonas de interfaz urbano-forestal con el fin de aumentar su seguridad y, en consecuencia, su calidad de vida o incluso, mejorar la percepción de la sociedad urbana de las actividades tradicionales y culturales como el pastoreo y los aprovechamientos forestales.

¿Qué hacer con los bosques tras los incendios?

Autores de este Post: Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas, la Comisión Académica del Máster U. en Restauración de Ecosistemas (UAH, UCM, UPM y URJC) y la Red de Investigadores Remedinal

Los recientes incendios forestales que han afectado amplias zonas en Galicia, Asturias y Portugal han sido una noticia relevante en los medios de comunicación por su coste en vidas y elevada destrucción de infraestructuras y capital natural. Con los últimos rescoldos apagados y el ánimo más sereno cabe preguntarse cómo actuar después.

La  gran magnitud que alcanzaron los incendios se debe a la conjunción de una larga e intensa sequía estival y otoñal con unas condiciones meteorológicas adversas, el tipo de cubierta vegetal que se ha favorecido y el abandono de la actividad agrícola y la  ganadería  extensiva en las zonas rurales.

Sin obviar la profunda tragedia humana y económica, que han supuesto estos incendios, es necesario decidir cómo manejar los bosques incendiados para minimizar las pérdidas y restaurar las funciones y bienes de estos ecosistemas, así como su biodiversidad. Cualquier iniciativa en este ámbito debe contar con la aprobación  de expertos en la materia, ya que las actuaciones equivocadas pueden producir graves daños ecológicos y económicos a pesar de las buenas intenciones.

Para la restauración del monte incendiado, debemos considerar tres horizontes  temporales:

  1. A corto plazo, durante el primer año, debemos evaluar la respuesta de las áreas quemadas, en particular la funcionalidad del suelo y la capacidad de regeneración natural de la vegetación, por ejemplo valorando la viabilidad del banco de semillas, el rebrote de las plantas quemadas y la potencialidad del paisaje circundante como fuente de En ésta primera fase se recomienda realizar solamente actuaciones de emergencia dirigidas a minimizar los daños asociados al incendio.

Es prioritario prevenir las pérdidas de suelo por erosión y la escorrentía cargada de ceniza; para ello, una buena estrategia es crear una cubierta de paja o ramas en zonas de alta pendiente, preferiblemente con paja de origen local para evitar que contenga semillas de especies exóticas. También debemos mitigar los daños a los sistemas de agua potable y proteger las zonas próximas de vegetación no incendiada.

A corto plazo no es oportuno, e incluso puede resultar contraproducente, realizar reforestaciones, sobre todo si éstas  requieren maquinaria pesada que podría compactar el suelo y agravar los problemas de erosión. Con la información obtenida en la evaluación se  podrán  distinguir  las áreas donde la regeneración natural es adecuada y, por tanto, no es  precisa ninguna intervención, de aquéllas en las que es necesario diseñar actuaciones para su posterior siembra o plantación si éstas son estrictamente necesarias.

  1. A medio plazo, de uno a cinco años, la prioridad es el restablecimiento de una cubierta vegetal correctamente diseñada. Esta fase requiere de una planificación adecuada y no siempre conlleva la necesidad de actuar (es decir, la restauración forestal activa); es preferente la regeneración natural o  restauración  forestal pasiva si ésta es posible. Desde el punto de vista de la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas, un incendio no necesariamente implica una catástrofe, ya que los ecosistemas (al menos en su estado “natural”) suelen tener una alta capacidad de regeneración y hay numerosas especies de plantas que incluso requieren de los incendios para medrar.

Los efectos de los incendios son espacialmente heterogéneos, generándose un mosaico de manchas con distinto grado de afectación, y las manchas y rodales menos quemados suministrarán semillas y refugios para la fauna forestal. Las decisiones precipitadas acerca de las actuaciones a tomar (p.ej. saca generalizada de la madera o plantaciones masivas  de árboles) pueden reducir la capacidad de regeneración natural del ecosistema y generar nuevos problemas. Igualmente, la extracción de los árboles quemados no debe ser generalizada (excepto en zonas donde su caída supongan un claro riesgo, como cerca de caminos), ya que éstos cumplen funciones clave para la  regeneración como frenar la erosión, liberar nutrientes, suministrar semillas, proporcionar refugio y alimento a numerosas especies y facilitar la  labor de  las  aves dispersoras. Además, las actividades de extracción de la madera quemada suelen generar pérdida de suelo y destruir parte de la regeneración natural.

Estos argumentos deben sopesarse frente al beneficio económico de la tala y el riesgo  real que puedan suponer (p.ej. expansión de plagas o nuevos incendios). En contraste, donde la vegetación afectada es exótica, los incendios a menudo incrementan su capacidad invasora y por tanto las actuaciones deben priorizar su reducción y la regeneración de la cubierta vegetal con especies nativas.

  1. A largo plazo (más de cinco años) se requieren cambios profundos en la política forestal para la prevención de los grandes incendios. Estos cambios deben dirigirse a, principalmente,

(a) el restablecimiento de la vegetación autóctona;

(b) una política social que favorezca el repoblamiento rural y la restauración de  un  régimen de perturbaciones que limite la cantidad de material combustible en el monte, incluyendo la reintroducción de herbívoros tanto domésticos como salvajes y, en algunas ocasiones, la restauración de un régimen de incendios controlados;

(c) la planificación de las actuaciones de prevención de los incendios; y

(d) la aplicación de políticas destinadas a la mitigación de los efectos del  cambio climático, en particular la adaptación de los ecosistemas al aumento de la  aridez.

En el caso concreto de los bosques atlánticos, cuya productividad a menudo es elevada, la política forestal debe promover modelos de gestión que armonicen la producción de bienes de alto valor económico con el mantenimiento de otros servicios ecosistémicos. Estos bienes no son sólo madera y, en el caso de  la  madera, es preferible que ésta sea de elevado valor financiero (robles, nogales y castaños, por ejemplo).

Puede consultarse más información sobre este tema en la Guía de Actuaciones en una Zona Quemada, de González-Prieto y Díaz-Raviña.

  ¿Qué hacer con los bosques tras los incendios?

Documental – Uno de los Nuestros

UnodelosNuestros_cartelEn breve, se estrenará el documental Unos de los Nuestros en cines. Además, los que participen en Interdispositivos 2017, tambié tendrán la oportunidad de verlo. Con esta noticia os queremos proporcionar algo más de información del documental, en el que la Pau Costa Foundation y otras entidades de la comunidad de incendios forestales han participado activamente.

Título : Uno de los Nuestros

Dirección: Paco Quintáns

Guión: Esther Fernández

Sinopsis: Documental sobre pasado, presente y futuro de los incendios forestales y el papel de los dispositivos que luchan por controlarlos. Todo en un contexto de cambio global.

Duración: 75 minutos

Comentarios del Director…

Se abordan entre otros interrogantes:

¿Qué es y cómo evoluciona un incendio forestal?

¿Cómo responde la naturaleza a los incendios forestales?

¿A qué se enfrentan los dispositivos de extinción?

¿Cuál es la respuesta de la sociedad ante los incendios forestales?

¿Cómo responden los bomberos forestales a la presión social y a los peligros a los que se enfrentan? 

¿Cuál es el futuro que nos espera si continuamos por el mismo camino que llevamos actualmente?…

Buscamos respuestas a éstas y otras preguntas de la mano de la ciencia, la ecología y la investigación pero sin olvidarnos del factor humano, del trabajo en equipo y del liderazgo explicado por la psicología y la experiencia de distintos profesionales.

Todo esto nos prepara para entender los hechos que ocurrieron en el incendio de Casavieja (Ávila) en 2005.

El documental refleja la sensación de incertidumbre de la vida misma, cuando piensas que todo parece estar bajo control ocurre lo que menos te imaginas. “Uno de los nuestros” ayuda a entender la resiliencia tanto en personas como en paisajes, un concepto fundamental para entender el futuro de los incendios forestales.

Intentamos dar a conocer un mundo que actualmente está alejado de la sociedad en todos sus aspectos. Conocimiento que realmente puede producir beneficios tanto en los que trabajan en él, como en la sociedad misma.

Nuestro planteamiento en el documental va aumentando la información desde la base para llegar a explicar la complejidad del trabajo en equipo y del liderazgo, algo fundamental en este trabajo. Y aún así no sabes dónde puede estar el peligro.